Saltar al contenido


Máquinas y herramientas. ¿Cómo quitar el óxido?

Aunque no estén expuestas a la intemperie, en nuestras máquinas y herramientas aparece la herrumbre ocasionada por el proceso de oxidación.  Más allá de las preocupaciones estéticas, el problema es que el óxido corroe y debilita el metal, deteriorando nuestras máquinas, y por supuesto, creando el ambiente propicio para accidentes.

Por ello, quitar el óxido de las máquinas y herramientas, se convierte en una labor que debemos llevar a cabo rutinariamente.  Ligar y pulir es una opción,  sin embargo, no lo es siempre, sobre todo cuando algunos componentes internos son atacados por este mal.

Veamos entonces, una forma muy fácil de eliminar el óxido y la herrumbre de nuestras máquinas y herramientas, con seguridad y sin debilitar aún más los metales.

¿Cómo eliminar el óxido de máquinas y herramientas?

Para eliminar el óxido de nuestras máquinas y herramientas, y de cualquier objeto de metal que sea atacado por la herrumbre, necesitaremos los siguientes elementos:  Vinagre, un cubo, un cepillo de dientes, toallas de papel, bicarbonato de socio, agua, un secador de pelo, aceite de coco y un cepillo de cerdas duras.

Instrucciones:

  • Sumergimos las piezas oxidadas en vinagre durante tres horas. En caso de no poder desmontar la pieza de la máquina, o cuando se trata de la carcasa exterior, debemos humedecerla con un paño, constantemente asegurándonos de que siempre esté humectada con el vinagre, durante las mismas tres horas.
  • Luego frotamos con el cepillo de dientes. Para el caso de piezas muy grandes, o en el caso que mencionamos en el punto anterior, utilicemos un cepillo más grande de cerdas duras.
  • Cuando ya hemos desprendido buena parte de la herrumbre, lavamos con una solución de agua y bicarbonato de sodio, durante cinco minutos.
  • Procedemos a enjuagar y a lavar con toallas de papel. El secado es muy importante, ya que de no hacerse bien, la humedad que quede creara nuevamente oxido en forma muy rápida. Por ello debemos asegurarnos, utilizando el secador de pelo, para alcanzar los puntos a los que no pudimos llegar con las toallas de papel.
  • Si agregas una capa de aceite de coco evitaras que se vuelva a presentar la corrosión. Sin embargo esta no es la solución ideal. Lo mejor es que, en la media de lo posible, cubras el metal con una pintura anticorrosiva.

Si estos temas son de tu interés, por favor deja que lo sepamos pinchando aquí.

OFERTA DE 2 x 1

Si tienes un blog y necesitas contenidos ¡Aprovecha la oferta!

Contenidos Click

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar