Saltar al contenido


Máquinas de chorreado: función y recomendaciones de uso

máquinas de chorreado

Las máquinas de chorreado pueden definirse como maquinarias industriales, que a su vez se encuentran destinadas a la limpieza y tratamiento de superficies, esto último a través del lanzamiento de aire comprimido, acompañado con granallas que son aceleradas para que impacten contra la pieza; bien sea para condicionar su superficie con alguna propiedad específica,  o simplemente para lograr rugosidades en las piezas. Se denominan de chorreado debido a que las granallas pueden ser propulsadas solas (en seco) o pueden ir acompañadas de fluidos abrasivos o incluso agua, que son fluidos que afectan alguna propiedad de la pieza a tratar.

Funcionamiento de las máquinas de chorreado

Las máquinas de chorreado pueden realizar dos funciones principales, crear texturas en las superficies o rugosidades; esto se logra a través de la abrasión que consiste en la eliminación a través del roce y desgaste con algún fluido bien sea aire, agua o algún otro tipo de fluido. Generalmente es acompañado también de granallas, que son pequeñas partículas de algún material específico como vidrio, cuarzo o polímeros especiales cuyo tamaño por granalla y material  dependen del material de la pieza a tratar.

Además del fluido principal para el proceso de abrasión, se puede agregar otros fluidos químicos que son destinados a condicionar la superficie de la pieza para tratar con alguna propiedad específica, lo cual es especialmente útil para piezas que se verán expuestas a condiciones difíciles o funciones desgastantes.

Adaptación de las máquinas de chorreado

Ya que se dio a conocer su principal función ahora es necesario conocer la alta adaptabilidad de las máquinas de chorreado, las cuales pueden ser modificadas en muchos aspectos dependiendo de la función que van a desempeñar, lo cual es especialmente bueno a nivel industrial; ya que no es una maquinaria que se limite a una sola función.

Las máquinas de chorreado disponen de muchas partes que son adaptables. Primero se tiene el cambio de las boquillas que pueden ser completamente manuales o pueden condicionarse para que sean automáticas, incluso hay variedades que pueden ser condicionadas a un brazo robótico para que sea un proceso sin intervención humana.

Otra adaptación que presentan las máquinas de chorreado es que pueden emplear como granalla, el polvo residual de otros procesos, por lo que se produce un ahorro en material y se recicla las partículas proveniente de pasos previos o incluso; que resultan del mismo chorreado de otras piezas.

En general, las máquinas de chorreado son entonces ideales para conceder rugosidades e irregularidades a una pieza, lo cual es especialmente bueno para condicionarla para otros procesos de tratamiento; esto lo logra a través de granallas de tamaño y material seleccionados específicamente para el material a trabajar. Presentan adaptabilidad de funcionamiento dependiendo de como se las vaya a implementar, y pueden ser maquinarias automáticas y programadas o completamente manuales. Además pueden cubrir con químicos especiales al componente para concederle propiedades químicas específicas; por lo que las máquinas de chorreado son una gama de herramientas industriales realmente importantes y útiles en el tratado de superficies.