Saltar al contenido


Mecanizados ¿qué son y por qué son el mejor amigo de las industrias?

Mecaninzados

Tal vez esta clase de procesos sea ya parte de tu día a día en la industria o fábrica en la que trabajes o seas dueño; y si no es así, al menos el nombre te debe sonar muy familiar, sin embargo, si no tienes ni la más mínima idea de acerca de qué se tratan los mecanizados, te daremos un breve paseo por su concepto y por qué son de las más útiles herramientas que pueden existir en el área industrial. Continúa leyendo y conocerás todo lo que hay que saber acerca de los mecanizados, sus tipos y su función.

El mecanizado consiste en el proceso donde se fabrican piezas a través de la eliminación de un material o materia prima, que pueden ser lingotes o materiales semielaborados. Los productos resultantes de este proceso pueden ser piezas ya listas para su utilización, o que requieran de otros procesos para estar culminadas. Existen tres tipos de mecanizados principales: mecanizado sin arranque de viruta, mecanizado por abrasión y mecanizado con arranque de viruta.

Es importante recalcar que en una industria corriente, deben existir distintas maquinarias especializadas en este tipo de procesos, como lo son el mecanizado y el decoletaje de precisión, para la fabricación de piezas mecánicas convencionales y estandarizadas, sin embargo, mediante novedosas y actuales herramientas, se puede llegar a la fabricación de utensilios para la elaboración de mecanizados CNC, con las cuales se puede llegar a crear piezas de mayor complejidad.

  1. Mecanizado sin arranque de viruta: Requiere de varias operaciones diferentes para conformar el metal del que está hecha la pieza, y casi todos los metales deben someterse a este procedimiento para lograr el acabado necesario, a no ser que el mismo se haya logrado a través de la fundición. El acero es uno de los materiales que pasa a través del mecanizado sin arranque de viruta cuando, por ejemplo, se desean fabricar tubos para sillas.
  2. Mecanizado con arranque de viruta: A través de este proceso, se moldea el material a través de cortes e incisiones en los lugares precisos con las herramientas adecuadas para dicho fin, desprendiéndose así un material restante o residual conocido como viruta que termina siendo desechado, pues es inservible a efectos del proceso que se está llevando a cabo y la pieza resultante. A través de esta técnica, se desbasta gran cantidad del material pero con muy poca precisión, por ello, se deben implementar procesos posteriores que terminen de dar a la pieza el pulido, bruñido, lacado y limpieza necesarios. En la actualidad, la mayoría de las piezas en el mercado se fabrican a través de esta técnica y también a través del mecanizado CNC (Control Numérico por Computadora).
  3. Mecanizado por abrasión: Se realiza cuando se desgasta la pieza en partes más pequeñas desprendiendo partículas incandescentes del mismo material. La herramienta por excelencia para realizar este tipo de técnicas es la muela abrasiva. A través de este proceso, se utiliza menor fuerza para modificar el material, además que su acabado y precisión son de muy alta calidad.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar