Saltar al contenido


¿Cómo se realiza el proceso de fundición de metales ferrosos a escala industrial?

Fundición de metales ferrosos

Antes de comenzar a explicar cómo se realiza el proceso de fundición de metales ferrosos a escala industrial, es indispensable reconocer que son metales ferrosos y no ferrosos. Los metales ferrosos son aquellos que se utilizan en el Siglo XXI, debido a la gran oportunidad económica que traen las técnicas de extracción de estos minerales como los procesos para obtener el metal. Dichos minerales de hierro que se obtienen de la corteza terrestre tienen que ser sometidos a unos procesos para poder obtener el hierro puro; pero así como se utiliza el hierro puro, también se encuentran las aleaciones.

Las aleaciones no son más que combinaciones de dos o más elementos químicos, donde al menos uno es metal. Estas aleaciones de hierro se consiguen agregando a dicho metal, carbón.

Ahora bien, los metales no ferrosos son aquellos que no provienen del hierro y que poseen diversas variedades para su aplicación. Estos se clasifican en cuanto a su densidad en metales pesados, ligeros y ultraligeros. Entre los principales metales pesados están: el plomo, el cinc, el cobre, el bronce, entre otros. Entre los principales metales ligeros y ultraligeros están: el magnesio, el titanio y aluminio.

Proceso de fundición de metales ferrosos

Antes de comenzar a explicar el proceso es indispensable reconocer que es una fundición. Una fundición es una aleación de hierro-carbono, la cual puede tener otros elementos químicos. Sus principales características dependen tanto de su proceso de fabricación como de su composición. Los procesos de fundición se clasifican en:

  • Fundición ordinaria: este tipo de fundición de metales ferrosos contiene únicamente hierro y carbono. Existen tres tipos:
  1. Fundición blanca: es frágil y dura. Se usa para realizar aleaciones maleables.
  2. Fundición gris: contiene carbono (grafito). Se utiliza para hacer fundiciones maleables de grafito.
  3. Fundición atruchada: esta se encuentra entre la fundición blanca y gris.
  • Fundición aleada: este tipo de fundición de metales ferrosos contiene hierro, carbono y otros elementos químicos que permiten mejorar todas sus propiedades.
  • Fundición especial: este tipo de fundición de metales ferrosos utiliza las fundiciones ordinarias como materia prima con el fin de posteriormente someterlos a un tratamiento térmico. Así pues, entre sus principales tipos se encuentran a continuación:
  • Maleable de grafito modular o esferoidal: en esta se toma la fundición gris y se le agrega magnesio y cerio. Posteriormente se vierte en un molde para que se enfrié a una temperatura ambiente.
  • Maleable de corazón negro: en este tipo de fundición de metales ferrosos se adapta la pieza de fundición blanca. Luego se cubre nuevamente la pieza de arena para posteriormente introducirla en el horno a 900 grados por seis días. Finalmente se debe dejar enfriar por cinco días hasta que alcance una temperatura ambiente.
  • Maleable de corazón blanco: en este tipo de fundición de metales ferrosos se debe moldear la pieza en fundición blanca. Para ello se debe cubrir de mineral de hierro y posteriormente debe ser introducida en el horno a 1000 grados en un periodo de diez días. Finalmente se debe dejar enfriar por cinco días hasta que la misma obtenga una temperatura ambiente.

OFERTA DE 2 x 1

Si tienes un blog y necesitas contenidos ¡Aprovecha la oferta!

Contenidos Click